Recorré Budapest con dos campeones del mundo

Si hay algo que nos gusta hacer, es viajar. Siempre buscamos alguna excusa para irnos y conocer nuevas culturas, arquitecturas y paisajes.

Ambos somos profesores de Taekwon-do y campeones mundiales en dicho arte marcial. Silvio continúa en competencia y yo ya estoy retirada. Sólo doy clases y preparo a niños y adultos para torneos nacionales e internacionales. Todos (o casi todos) los años, viajamos a diferentes ciudades del mundo para las competencias y, aprovechando el viaje, recorremos los países cercanos.

En esta oportunidad, Silvio compitió en el Mundial de Budapest (Hungría) y yo como entrenadora de la Selección Femenina de lucha. Después de largos meses de preparación a nivel individual y equipo, arrancamos viaje.

budapest taekwondo world cup 2016 silvio gamboa argentina team

Primeros días en Budapest, a pura competencia

El total de días de estadía en Budapest fueron siete. Seis de ellos estuvimos metidos desde la mañana hasta la tarde noche en el torneo, pero al alojarnos sobre la peatonal Vaci Utca (recomendable 100%) nos permitía empezar a conocer de noche lo que es esta bella ciudad. La peatonal está repleta de restaurantes (varios cierran tarde, lo cual podíamos cenar a eso de las 22:00), locales de recuerdos (bastante elevados), tiendas de ropa y ventas de excursiones.

Uno de los días, la competencia terminó relativamente temprano para nosotros. Esa tarde noche nos perdimos por las calles de Pest (recuerden que Budapest se divide en Buda de un lado del Danubio y Pest del otro lado). Pasamos por la hermosa Basílica de San Sebastián y, ya de noche, llegamos al famoso puente de las cadenas, el más antiguo y conocido del país. De todas formas, este puente es el reconstruido, ya que el original fue volado por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.

Nos quedamos un tiempo largo contemplando y sacándonos fotos en el puente, el Danubio y el castillo de Buda de fondo totalmente iluminado. Ya cuando se hizo más tarde, regresamos a descansar porque seguía el campeonato.

budapest puente cadenas basilica

El día libre!

¡LLEGO EL DIA LIBRE! Acá nos levantamos bien temprano para aprovechar el día totalmente. Por la mañana cruzamos el puente de las cadenas y subimos hacia la colina de Buda (se puede subir a pie o por funicular). HERMOSO. Si fueron a Praga les va a dar la sensación de que son parecidos. El castillo de Buda es conocido como el Palacio Real ya que antiguamente era el lugar de residencia de los reyes de Hungría. Desde allí, se obtienen hermosas vistas del Puente de las cadenas, con el Danubio y todo Pest.

budapest puente cadenas basilica

Una vez que salimos del castillo, al cruzar nuevamente el puente de las cadenas para el lado de Pest, al costado del parlamento sobre el río Danubio, hay unos zapatos de metal en monumento a los caídos durante el holocausto en Hungría, vale la pena pasar y recordar lo que vivió la gente en esa época.

budapest puente cadenas basilica

Luego sí, hicimos algo que todos deberían hacer en cualquier viaje, nos perdimos por esas bellas callecitas caminando sin rumbo fijo hasta que llegamos al Bastión de los pescadores. Desde allí se obtienen unas vistas INCREIBLES del Parlamento (el tercero más grande del mundo luego del de Rumania y Argentina).

budapest bastion de pescadores

budapest puente cadenas basilica

Pasado el mediodía bajamos de la colina y nos acercamos hacia un puesto de información y contratamos el paseo en barco por el Danubio. Dura una hora y media, te dan algo de tomar (puedes contratar también con almuerzo, pero para nosotros no valía la pena). Durante el trayecto tienes una vista panorámica de los edificios más lindos de Budapest y todos los puentes que cortan el Danubio.

Salimos del barco y caminamos hacia la Avenida Andrássy, una de las calles más emblemáticas de la ciudad ya que fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el 2002. Durante el recorrido están las tiendas más conocidas mundialmente: Armani, Dior, Luis Vuitton o Dolce Gabanna. También hay muchos bares, restaurantes, tiendas de recuerdos (elevados también) y se puede vislumbrar la conservación de las fachadas de las casas y palacios renacentistas.

Al finalizar la avenida llegamos a la plaza de los Héroes que también fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO ya que sus estatuas conmemoran a las siete tribus fundadoras de Hungría.

budapest puente cadenas basilica

Ya por la noche, regresamos al hotel, armamos las valijas y seguimos viaje con destino a Polonia. Seguramente en otro post les comente sobre los días que pasamos allí.

Vamos a volver…

En Budapest hay MUCHISIMAS cosas más por hacer. Tuvimos muy poco tiempo de recorrido. Es una ciudad chica que con dos días de recorrido completo la pueden realizar. Solo utilizamos uno por el torneo, que dicho sea de paso, Silvio salió campeón mundial y dos veces sub campeón mundial; y la selección femenina de lucha salió subcampeona mundial.

Esta es una de las fotos más lindas del viaje, nosotros juntos, el compitiendo y yo como su coach en la final. También les dejo el link al video de la final, un orgullo inmenso.

budapest taekwondo world cup 2016 silvio gamboa argentina team

Seguramente, años más tarde, volvamos a esta ciudad para recorrer lo que nos faltó y para recordar los días vividos en el torneo y las medallas obtenidas.

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *